la antigua Central Lechera El Prado

Hoy os presento las fotografías que realicé la pasada semana en la antigua Central Lechera El Prado. El conjunto fabril se encuentra ubicado frente a la Universidad Politécnica de Valencia, en la entrada norte a la ciudad por la Autovía de Cataluña, y linda con el cementerio de Benimaclet. El acceso se produce cruzando la “vía Xurra”, una vía verde que atraviesa la comarca de l’Horta Nord en sentido norte-sur, y desde allí por la entrada a la Alquería Serra, que muchos conocemos actualmente como “La Eskombrera”.

La Central Lechera El Prado fue fundada en este lugar el año 1955 con el objetivo de fabricar leche y derivados lácteos, entre ellos la horchata “Chufi” y los batidos “Choleck”. En el año 1988 se fusiona con la compañía valenciana Industrias Lácteas Cervera, pasando a denominarse en el año 1997 Grupo El Prado Cervera. La empresa es adquirida en el año 1999 por el grupo francés Alliance Agro-Alimentale (3A), llevando la central al polígono Vara de Quart. Posteriormente, 3A es absorbida en 2004 por la multinacional Lactalis (Président), que en 2011 traslada la producción de horchata y batidos a Granada.

El terreno de la antigua Central Lechera El Prado lleva abandonado, en consecuencia, casi 20 años, pese a que en 2006 se anunció un acuerdo por el que Lladró se comprometía a construir allí en un futuro la ciudad de los talleres artesanos de su marca. De momento, nada indica que esto vaya a ocurrir próximamente; hasta 2010 el terreno estuvo vigilado desde el interior, pero desde entonces se mantiene abandonado, dejando a la naturaleza actuar, rebrotando entre el cemento, los escombros y la gran cantidad de basura que se encuentra en este lugar. Así, la naturaleza abre paso a la belleza que vamos a encontrar también en el interior.

Mientras fotografiamos el exterior de la central, una mujer española nos sorprende manifestando una gran preocupación por que podamos hacernos daño. Tiene 47 años, y nos cuenta que vive allí con 5 personas de origen africano desde algunos años. La conversación con ella fluye y se ofrecerá a enseñarnos el interior. Le contamos que habíamos conocido el lugar hacía sólo un par de días, a través de una rave a la que asistimos y que tuvo lugar en la parte exterior de la central. Ella muestra comprensión, no sin lamentar que no pudo dormir bien durante esos días debido a la música y, sobre todo, al goteo de personas que íbamos entrando guiados por la curiosidad.

Las condiciones de habitabilidad del sitio son inexistentes, sin embargo, aquí han encontrado refugio estas personas, construyendo ellos mismos algunas estructuras e incluso aparatos de gimnasia que podéis ver en las fotos, haciendo, en definitiva, el entorno más “vivible”. Al entrar conocemos al resto de personas, no hablan demasiado bien castellano, unos se muestran más accesibles que otros, y observamos que sus condiciones físicas y mentales no son las mejores.

La mujer, conocedora de la historia de la central lechera, nos muestra todo el edificio y los hermosos graffitis que hay en el interior; sin duda, tiene sus preferidos y manifiesta entusiasmo al encontrar uno hecho recientemente. Nos hace saber que no somos los únicos que hemos pasado a fotografiar el espacio desde que vive allí. No nos extraña, espero que disfrutéis tanto como yo lo he hecho.

*Gracias a Mišel Sirotić por su aportación fotográfica.

DSC_0365

Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche DSC_0373Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche Fábrica de leche DSC_0378DSC_0380DSC_0383-2DSC_0384WhatsApp Image 2017-03-19 at 21.15.41DSC_0387-2-2ScreenShot001

Anuncios

El centro genético de Istria

A 25 minutos en coche de Buzet, una ciudad ubicada al oeste de Croacia, en el condado de Istria, se encuentra el “Istra Genetski Centar”, una enorme edificación construida a finales del año 1990 con sus potenciales aún por explotar. Se trató de un proyecto yugoslavo-italiano dirigido, por una parte, a la cría de ganado de calidad, y, por otra, a la investigación científica en biotecnología. El gobierno croata invirtió 22,5 millones de los viejos marcos alemanes, pero el inicio de la guerra de los Balcanes provocó la retirada de los inversores italianos, lo cual propició el fracaso de este ambicioso proyecto.

A pesar de que las monstruosas instalaciones se encuentran hoy en día en estado absoluto de abandono, el ayuntamiento de Buzet espera aún desarrollar el proyecto y hacer que la central dé sus primeros resultados. Se pretende, en primer lugar, influir significativamente en la industria de cría de cabras y ovejas en Istria, que parece estar reabriéndose al mercado tras la crisis experimentada en las últimas décadas.

Encontrar el lugar no es demasiado complicado, os pongo también una foto del mapa para que podáis ubicar el centro e ir en su búsqueda 😉

 

 

Mapacentrogenético

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑